domingo, 18 de julio de 2010

Decretos y Meditaciones del Libro "El Código Jesús" - John Randolph Price

Dios Es. Dios es la única Presencia y poder universal, el corazón cósmico del Amor, expresándose como todo lo que es bueno, verdadero y hermoso en la vida. Yo Soy esa Expresión.

Yo y el Espíritu de Dios somos uno y el mismo. Yo Soy Dios siendo Yo, y Dios se ama a Sí Mismo al ser como Yo.

Yo Soy.
Yo Soy consciente.
Yo Soy Conscientemente consciente.
Yo Soy conscientemente consciente de la presencia de Dios.
Yo Soy conscientemente consiente de la presencia de Dios que Yo Soy,
Yo Soy conscientemente consiente de la presencia de Dios que Yo Soy como Yo.

Ahora oigo y escucho la voz de la verdad desde la quietud interior.

Soy un ser espiritual y me he adaptado a mi mismo a la energía del plano terrenal, pero nunca nací y nunca moriré, por que la vida de Dios es mi vida, inmortal, eterna, para siempre.

No hay empresa más alta que la aspiración de vivir la vida espiritual, por que ese es tu estado natural.
Todo es Espíritu y Mente espiritual, no hay otro Yo, ninguna presencia si no única, y no obstante la verdad puede estar oculta en una masa de falsas creencias. A través del compromiso con la Luz de la realidad, las percepciones erróneas serán corregidas y la iluminación será inevitable.

Todo es Espíritu, Mente espiritual; no hay otro Yo, ninguna presencia sino única.



Este problema que parece estar llamando mi atención es algo que ha sido expresado a través de mi creencia en dos poderes. Pero como el Espíritu, el único Poder, está presente en todas partes, eso significa que mi vida y mi mundo están llenos de armonía, relaciones amorosas, plenitud física, éxito real y pródiga abundancia.
¿Así que dónde está el problema? No puede existir, por que era sólo una creencia; y este pensamiento errado es disuelto por el Espíritu a medida que Él fluye a través de mí para revelar la Realidad del cielo en la tierra.

Estoy consciente de la actividad del Espíritu, el único Poder en acción en mi conciencia. Siento el amor brillante, el poder radiante, el flujo de sabiduría. Yo soy Jesús, y todo está bien.
Yo Soy conscientemente uno con la Mente Infinita interior, y a través de esta conciencia que pulsa a través de mí ser, entiendo la Omnisciencia. Mi Espíritu lo sabe todo, ve cada una de mis necesidades, y con amor eterno ha satisfecho ya esa necesidad.
En verdad, no hay nada que pedir. Simplemente tengo que conservar mi conciencia de la Omnisciencia y Su divina actividad. Esta actividad es Omnipotente, el único poder, surgiendo de mí como una poderosa base para revelar y expresar una vida llena, completa y dichosa. Estoy consciente de esto. Lo entiendo. Lo veo. Lo sé.



Me muevo ahora en una Nueva Realidad, mi Vida Ideal, donde todo es perfecto. Me vuelvo hacia dentro y veo y conozco y siento el Cuerpo ideal de pura energía -completo, radiante y lleno con la única Vida del Espíritu. Vivo el Ideal del Cuerpo.
Vivo y me muevo y tengo mi ser en pródiga abundancia, y veo sólo desde la más elevada visión de la plenitud y la integridad de mis asuntos financieros. Vivo el Ideal de la Abundancia.
Veo mi Ideal del perfecto éxito creativo, y en el espíritu de Tener, sé que aquello que veo es en lo que me convertiré. Soy la plenitud del logro perfecto, de la victoria total y del triunfo. Vivo el Ideal del Éxito.
Mis relaciones son perfectas, por que amo y me aman, y me veo a mí mismo como todos. Doy a todos la felicidad y la armonía que SOY y TENGO, que inunda y es interminable. Vivo el Ideal de la Relación.
Cualquier otro detalle en mi vida es perfecto. Ésta es ahora mi Realidad, y observo cómo mi mundo refleja esta perfección. Vivo el Ideal de la Vida.



Soy el poder curativo para otros, porque soy omnipresente, uno con todos en la unidad de toda la vida. Veo a cada uno como mi propio Ser, y el poder se libera para revelar la realidad de la plenitud.
Dejo que la Luz del Espíritu vaya delante de mí ahora para probar que nada es imposible, por que ella establece el campo de fuerza para la plenitud, independientemente de la situación o condición. La Divina Intención del Espíritu nunca falla.
Soy una influencia curativa donde quiera que voy, y a quienquiera que toque siente la poderosa radiación del Espíritu. Yo soy Tú y Tú eres Yo, y todos somos uno eternamente en la Plenitud de la Perfección.





¿Qué es lo que hay en mi cuerpo que está llamando mi atención? Es una falsa creencia que ha sido proyectada en mi vehículo físico. Sé que mi cuerpo no tiene el poder de enfermarse, por que no tiene una mente propia. Es simplemente partícipe de la energía no calificada, que está dando la apariencia de enfermedad.
Ahora me vuelvo a mi interior hacia mi único Ser, el Yo que SOY, y descanso en la seguridad de que la Omnisciencia y la Omnipotencia están manteniendo mi cuerpo en perfecta plenitud. Conecto mi mirada a la Presencia que todo lo sabe, el único Poder, y dejo que la brillante Luz del Amor se mueva a través de mis sistemas mental, y emocional, disolviendo falsas creencias y curando los patrones erróneos que he creado.
Ahora puedo ver solo al Cuerpo Ideal, un campo de perfección de energía pura. Absoluta plenitud, luz radiante – totalmente gobernando, manteniendo y sustentado por el Espíritu del Dios Vivo.

miércoles, 5 de diciembre de 2007

Decretos Recopilados de diversas fuentes

Este sitio trata de recopilar diversos decretos dictados por varios maestros Ascendidos a diversas personas, o creadas por otras personas. Espero que esto sea de su utilidad para todos los que estan recoriendo por este camino a la Luz.
Por el momento el sitio esta en construcción y en cuanto tenga el material lo voy a empesar a subir. Mientras tanto los dejo con este decreto siento que les va gustar.
Yo Soy la Presencia Divina y envuelvo en la llama violeta a todo átomo de mi cuerpo, ser vivo, cosa, planeta y cuerpos celestes para que esta elimine toda impureza y la sustitulla por Amor, Belleza, Inteligencia y Sabiduría.
Amada y radiante Presencia Yo Soy, séllame ahora en tu tubo de lúz, de llama brillante maestra ascendida ahora invocada en nombre de Dios. Que mantenga libre mi templo aquí de toda discordia enviada a mi. Yo Soy quien invoca el fuego Violeta, para que arda y trasmute todo deseo, persistiendo en nombre de la libertad, hasta que Yo me una a la Llama Violeta.